Sweet Chapín Bake Off

El pasado sábado 23 de septiembre tuve la oportunidad de participar en un concurso organizado por las #Guatebakers de la Revista The Baking Room, la 3a. edición del “Sweet Chapín Bake Off”. Fue una experiencia que me disfruté de principio a fin. El objetivo era presentar un postre utilizando ingredientes guatemaltecos y, dado que la gastronomía guatemalteca está llena de sabor, encontrar el postre adecuado no fue tarea fácil.

Desde pequeña he evitado participar en concursos, estoy llegando a la conclusión de que tengo miedo escénico. Los que me conocen sabrán que eso no tiene mucho que ver conmigo pero sí, es cierto. No me gusta ser el centro de la atención. Así que haber decidido participar ya era una asignatura ganada.

Dulce de ajonjolí, dulces típicos guatemaltecos
Dulce típico de ajonjolí

Durante días estuve imaginando la combinación de sabores guatemaltecos que usaría en mi postre. Sabía que tenía que llevar ajonjolí y que tenía que ser un pastel. El ajonjolí le agrega un sabor tan agradable a la comida, cuando se percibe dorado sobre un pan de hamburguesa o como ingrediente de un aderezo oriental. Y veía un pastel porque de todos los postres los pasteles son los únicos que se pueden compartir y todos perciben los mismos sabores.

Así que llegó el momento ¡eureka! y se me ocurrió crear un postre con sabor a torreja pero que no fuera una torreja. Utilizando clavo de olor, panela, canela, crema pastelera, los ingredientes tradicionales de una torreja, ya iba en el camino de crear un nuevo pastel.

La Clementina en el Sweet Chapin Bake Off

Ya sabía como iba a ser por dentro, así que me quedaba la otra parte importante: la decoración. Varios días me desperté con ese pendiente hasta que llegó la respuesta. El pastel lo cubrí con merengue para no perder el aspecto de las torrejas que van “envueltas en huevo” como decía mi abuela. Tenía que ser blanco porque el blanco reúne todos los colores, así como la cultura guatemalteca que es tan diversa y colorida. Los triángulos de dulce de ajonjolí evocan el paisaje montañoso de nuestro país.

Pastel Torreja

Al final el trabajo fue recompensado ya que tuve la dicha de recibir la apreciación de los jueces quienes me otorgaron el 3er. lugar. Sí, salté de la alegría. Y no, no me lo esperaba al ver tantos concursantes con propuestas deliciosas.

Me lo disfruté tanto que repetiría. Ahora ¡a pensar en el postre del próximo año!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *